6 formas de recargar tu energía cada día

¿Estás trabajando más horas, atendiendo a más reuniones, tomando vacaciones más cortas, contestando más correos electrónicos y almorzando en tu escritorio (si es que almuerzas)? ¿Tu vida demanda cada vez más, haciéndote luchar para mantenerte al día? ¿Estás cansado de la frase “hacer más con menos”? ¿La palabra “insostenible” te suena adecuada?

Los humanos no están hechos para trabajar como computadores – a alta velocidad, continuamente, por largos períodos. Están diseñados para ser rítmicos y renovarnos intermitentemente.

Sigue estas seis estrategias para recargar tu energía y mantenerte optimizado:

  1. Dormir lo suficiente: es un mito que “una hora menos de sueño nos hace mas productivos”. Cada minuto que le robemos al sueño disminuye nuestra capacidad de analizar, pensar y ser creativo. El 95% de las personas requiere de 7 a 8 horas de sueño para que su cerebro funcione en forma óptima. Dos consejos: a) establece una hora fija para acostarte, y 30 a 45 minutos antes comienza a bajar el ritmo y b) pasa unos minutos antes de dormirte recopilando y anotando todo lo que tienes en mente, incluyendo lo que te preocupa.
  2. Toma un descanso cada 90 minutos: es necesario calmar intermitentemente nuestra fisiología (bajar la frecuencia cardíaca, presión arterial, tensión muscular). Esto lo puedes lograr con ejercicios de respiración. Recuerda que lo importante no es cuanto tiempo trabajas, sino la energía y el entusiasmo con la que cuentas mientras lo haces.
  3. Ten listas para todo: mientras descargues con mayor frecuencia lo que tienes en mente, desperdiciarás menos energía pensando sobre tareas inconclusas, y tendrás más energía para lo que estés haciendo.
  4. Haz ejercicios o toma una siesta: nada mejor para aclarar la mente y bajar la ansiedad que elevar intencionalmente el ritmo cardíaco en forma aeróbica o anaeróbica. Si no tienes tiempo, hazlo a la hora del almuerzo, o al menos camina 15 a 30 minutos. Alternativamente, toma una siesta de 20 a 30 minutos entre 1 y 4 de la tarde.
  5. Practica la apreciación – y disfrútala: las emociones negativas desgastan. Busca oportunidades de apreciar a alguien y compartir sus sentimientos (en persona o por medio de una nota). Le darás a esa persona un impulso de energía positiva; te hará sentir mejor al compartir esa energía positiva. Busca también oportunidades de apreciarte a ti mismo. Saborea las pequeñas victorias, perdónate, date el crédito que te mereces.
  6. Desarrolla un ritual de transición entre trabajo y hogar: al salir de la oficina, muchos nos llevamos el trabajo. El resultado es que en casa, no estamos completamente presentes. Busca una forma de desvincularte. Una forma común de hacerlo es detenerse en el camino en un sitio público, como un parque, y olvidar el trabajo para enfokarse en la tarde que le queda por delante. Convierte tu hogar en el sitio donde realmente puedes renovarte.

 

Fuente.


Michelle Campillo

Soy una creadora de oportunidades de éxito, coach, entrenadora, estratega en liderazgo y servicio, lista para ayudarte a alcanzar tu máximo potencial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.