Mi experiencia en un salón de belleza: Shampoo

Quiero empezar recordando que la diferencia radica en la gentePuedes tener una excelente estructura, moderna y amplia; contar con buena tecnología y un sistema eficiente. Ahora, si la gente no está lista y con la voluntad de servir y exceder las expectativas de tus clientes… estás frito.

Vine a ponerme linda por fuera, pero no lograron sacar mi belleza interior.

Llegué hoy al salón. Me reciben y me preguntan ¿Qué se va a hacer? Le digo que a lavarme la cabeza, a lo que continúan ¿Con quien se va a secar? Le digo que con quien sea, porque es mi primera vez aquí en “Shampoo”. OJO, la recepcionista escuchó que era mi primera vez, a lo que hizo NADA. Ni una bienvenida, gracias por visitarnos, trabajaremos para que no sea la última… Palabras que generen empatía y conexión con ese cliente nuevo, que pisa ese salón por primera vez. Esto aplica a cualquier empresa o situación. Sencillamente, INDIFERENCIA a mi comentario, donde perdió una gran oportunidad de crear un momento de verdad.

Me pasan al lavacabezas y quien me lava, sin un saludo, ni preguntar ¿Cómo te gusta que te laven? inició tirándome el agua friísima en la cabeza. Me quejo y digo ¡que fría! a lo que hizo NI JI. Seguimos con INDIFERENCIA. ¡OJO!

Continúa, sin hablar ni preguntar ni mucho menos pedir disculpas, y me lava la cabeza clavándome, literalmente, las uñas. La llamo por su nombre y le pido muy amablemente que “sin uñas por favor”. Le digo “como ya es la tercera lavada, por favor enfokese para que me le de una buena lavada que está bien sucia”. Ni si quiera responde. Igual la cabeza quedó mal lavada, porque no había actitud ni empeño para que quedara bien. En otro momento me paro y exijo. Hoy mi propósito era solo observar, interpretar para luego intervenir. Así que solo sigo sentada. Cuando me pone el rinse, en una me hala tanto que vuelvo y me quejo… NADA, ningún comentario de disculpas… INDIFERENCIA. ¡OJO CON ESO!

Luego me empieza a hacer rolos (para cuidar estas mechas rubias), y al peinar el primer mechón, le dice a la peluquera de al lado “ven, hazle tu los rolos a “esta”, y yo seco a “esa” (la clienta que la otra peluquera tenia en el sillón). El asunto no se le dió, así que siguió. Cuando terminó, le pidió a otra que me llevara al secador.

Y aquí estoy ahora escribiendo esto… A los 12 minutos de estar sentada, la señora que me está atendiendo me dice “ya está seca; le hice los rolos grandes”. Le digo “solo tengo 12 minutos”, y con sarcasmo se ríe. A lo que le pregunto “¿de qué se ríe?”. Me dice, “me aceleré”. Ahí mismo, da la vuelta, regresa y me dice “¿puedo secar a una persona?”… Interpretando, ella, sabiendo que no estaba seca, quería sacarme del secador para secar a otra y rápidamente concluir, no importando el resultado final. ¡OJO!

Para rematar Y CERRAR CON BROCHE DE ORO, al final ya cuando estaba pagando, quería conectarme al internet para publicar estas líneas y le digo a la que estaba de recepcionista en ese momento “¿me das la clave del internet?”… Hace una ‘mueca’ y dice “ahh no, no la tengo, es la encargada que la tiene”… PLUFFFF

En conclusión, como en esta vida O GANAMOS O APRENDEMOS. Aquí, luego de mi interpretación, intervengo con 5 enseñanzas poderosas para aplicar hoy:

  1. Eleva tu nivel de conciencia. ¡PARA! y analiza. ¿Qué es lo que hace que mi negocio sea rentable? ¿Por qué la gente viene donde mi? ¿Cómo se lo que sienten nuestros clientes?
  2. Escucha la voz del cliente. Conoce sus expectativas, sus experiencias con tu servicio, lo que esperan, lo que les frustra.
  3. Como líder o dueño del negocio, predica con el ejemplo. Involúcrate con tu equipo. Sé tu el primero en marcar la pauta. Provee una dirección clara. Déjales saber los comportamientos que son importantes para ti y para la empresa. Deja claro los valores del equipo o negocio. Establece de manera clara las expectativas, tanto de ti para ellos, como de ellos para ti. Asegúrate de que tus empleados se sientan satisfechos. ¡NO SERVIRÁN A LOS CLIENTES MEJOR DE CÓMO TU LES SIRVES A ELLOS!
  4. Capacítalos. Invierte en su preparación, tanto técnica como de actitud, servicio, trabajo en equipo, compromiso. ¡Es clave! A veces se comportan así porque no tienen una dirección clara y expectativas ambiguas. Ten personas competentes.
  5. Toma decisiones importantes. No dejes dentro de tu equipo de trabajo o empresa a un ‘jugador que no esté dispuesto a ganar’; a un integrante que no pueda ser parte de tu filosofía. No importa que sea un buen técnico; la actitud es clave.

La INDIFERENCIA es lo contrario de marcar la diferencia.

La indiferencia mata el negocio.

Asegúrate de crear experiencias positivas y memorables en la mente de tus clientes. Eso los hará regresar y que otros se unan. ¡DESPIERTA!


Michelle Campillo

Soy una creadora de oportunidades de éxito, coach, entrenadora, estratega en liderazgo y servicio, lista para ayudarte a alcanzar tu máximo potencial.

5 COMMENTS
  • María Esmeralda
    Responder

    Cuantas enseñanzas!, Gracias por compartir.
    Saludos .

    1. Michelle Campillo
      Responder

      ¡Gracias a ti, María, por visitar mi blog! Espero que estas enseñanzas te ayuden a marcar la diferencia.

  • Angela Mejia
    Responder

    Excelente comentario……el servicio al cliente es primordial. Sin embargo muchas veces no entiendo nuestra actitud, vamos a un negocio sin ninguna clase de servicio que parece mejor un matadero, especificamente en esa area de salon, y seguimos y seguimos visitandolo, sin tomar en cuenta la poca atencion.
    Que nos pasa???? Debemos despertar!!

  • Maria castro (Karina)
    Responder

    Muy agradecida Michelle con el artículo, esto me ayuda a cada día ser mejor con mis chicas, a aprender a valorar las buenas y sacar las malas vibras de nuestro entorno. Tengo un salon y creeme que es una batalla constante por dar un mejor servicio. Muchas gracias esto me ayuda a mejorar en muchas cosas.. 😘😘

  • Ruth Jimenez.
    Responder

    Es muy cierto, el servicios marca la diferencia, y servicio damos todos,como lo administra es la clave.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *